fbpx

¿Cuál es la velocidad en la que aprendo? ¿Cuál es el ritmo del aprendizaje?

Lamento decepcionarte pero creo que la pregunta real es ¿Qué tan dispuesto estoy para aprender? Eso definirá y responderá realmente tu pregunta de ¿Cuál es tu ritmo del aprendizaje? Tal vez para algunos temas estamos dispuestos aprender y nos gustan y los recibimos con facilidad, pero en otros casos puede que no nos guste o sepamos tanto del tema y lo hayamos hecho a nuestra manera, “Lo cual parecía correcto” que no estamos dispuestos a soltar lo aprendido para aprender hacerlo de una forma diferente.

Cuando estamos conectados con el tema se pueden presentar dos caminos, el primero es que solo aprendemos de aquello que nos gusta y lo que no vemos tan atractivo lo dejamos de lado. También puedes leer sobre las fases del aprendizaje.

Un ejemplo perfecto es cuando un inventor o un emprendedor tiene una idea maravillosa, empieza a ejecutarla y crea un modelo de negocio, pasa mucho que es malo para los números, tener clara la parte financiera, en ocasiones el marketing del mismo.

Algunos de esos temas puede no gustarle al emprendedor, pero para que el negocio funcione y ande en crecimiento constante, debe tener una visión lo suficientemente amplia para reconocer sus áreas de mejora.

Aprender de todo esto puede ser difícil, Ademas algunas cosas serán a un ritmo más rápido que otro y en muchas ocasiones queremos dejar de aprender o prestarle atención a ciertos temas, porque tenemos la creencia que no somos buenos para ellos, pero abandonar el proceso puede llegar a salirnos caro.

Cómo nos puede afectar el abandonar el aprendizaje

En este punto también se trata de lo que no quieres aprender porque no te gusta, pero también hacer parte de lo que te dedicas. Regresemos con el ejemplo del empresario y te voy a contar ejemplos de amigos y conocidos empresarios que conozco para que veas la importancia de no abandonar.

En el caso de un amigo que se olvidó completamente del área contable de la organización se dio cuenta al cabo de unos años que su contabilidad fue mal llevada por mucho tiempo, a tal punto que en la recaudación de impuestos tenía una deuda grande y no por no tener interés de pago, sino por desinformación de las obligaciones. Si quieres que te acompañe en el proceso de aprendizaje puedes ver sobre sesiones de coaching.

En otro caso una persona creo todo el modelo de negocio, hizo sociedad con una persona que se encargaba de visitar a los clientes y el se hizo cargo de toda la operación del negocio. Cuando la empresa empezó a crecer, el socio le robo los clientes, el modelo de negocio y lo dejó por fuera completamente.
Esto fue llevado porque solo quizo hacer lo que le gustaba y no busco aprender de administración, finanzas de una empresa entre otros temas, al final de cuentas hace parte de lo que te apasiona.

No todo lo que aprendamos nos debe apasionar

Precisamente a esto quiero llegar, en cualquier profesión que nos encontremos o estemos emprendiendo un negocio, habrán ciertas habilidades que no nos gusten que tal vez debamos aprender y la curva de aprendizaje será más lenta que cuando aprendemos algo que nos apasiona.

El ritmo del aprendizaje parte de la disposición que nos encontremos, el gusto o afinidad que tengamos por el tema a aprender y también las diferentes conexiones neuronales que tengamos o que hayamos construido.

Esto me gustaría explicarlo desde el tema musical, si toda la vida haz aprendido a tocar la guitarra, para ti va a ser mucho más fácil aprender a tocar bajo, que una batería, esto se debe a que tus conexiones neuronales están alineadas para aprender eso con más facilidad. También te puede interesar leer sobre 10 tips de crecimiento personal.

Pero volviendo al tema que no todo lo aprendido es algo que nos guste, en él mismo ejemplo de la música está. Muchas personas aman tocar algún instrumento, pero para varios las partituras fue un trabajo de mucha paciencia y estudio, su curva o ritmo de aprendizaje es diferente en cada proceso.

Por eso en una próxima ocasión la pregunta debería ser ¿Qué tan dispuesto estoy aprender? De ahí pensarás si es algo que vale la pena, el valor que agrega a tu profesión o carrera y tomarás decisiones para hacer una efectiva ruta de aprendizaje.

× ¿Cómo puedo ayudarte?