Todo lo que piensas determina la calidad de lo que vives

Tal vez suena a una frase un poco esotérica o medio positiva y al mismo tiempo medio pendeja. Pero del pensamiento del que ya partes está definiendo la calidad de las cosas que vives. Tu mente es un grandioso templo y eres tu el que permite avanzar cualquier clase de pensamientos. No importa desde dónde eliges iniciar, lo importante es que haya un crecimiento en ti.

Puede interesarte leer sobre las fases del aprendizaje.

Los pensamientos negativos son como un volcán

Imagina ese momento en el que concibes un pensamiento que para tus parámetros puede ser negativo. Este pensamiento se convierte en un volcán y eres tú quien decide sí crece o no. Mantenernos concentrados en él generará una erupción y al alimentarlo con emociones negativas. Que son todas las que parten del enojo, la tristeza y la ira. Generarán que se expanda las acciones y actitudes conflictivas, Además de nuestro enfoque en las cosas que nos disgustan de nuestro entorno.

En este punto nuestra mente empieza a enfocarse en todo lo malo que encontramos. El tráfico de nuestra ciudad, malos olores del ambiente, tenemos una concentración y cometemos equivocaciones, entre otras. Piénsalo qué es lo que pasa contigo, tu cuerpo y tú día cuando solo te concentras en aquellas cosas malas.

Observemos esto desde otro punto de vista, imagina que te levantaste con una grandiosa noticia. Aunque vas a cumplir con las mismas actividades de tu día a día. Tu mente deja de observar las cosas que por lo general te disgustan y aunque siguen sucediendo en el ambiente, tu foco de atención no se encuentra en eso y aparentemente pareciera que eso no sucedió en el día.

También conoce el coaching como herramienta para cumplir metas.

¿Qué probabilidad hay que esto realmente suceda?

Bueno veamos a una historia que es muy común en la mayoría de las personas. En muchas ocasiones después de almorzar o en ciertos momentos específicos cuando nos encontramos realizando nuestros labores nos suele dar sueño. Eso se puede deber a muchos factores como por ejemplo la comida, pero desafortunadamente en la mayoría de los casos es un engaño de la mente.

No sé sí en ese momento te ha llegado una llamada con una gran noticia. Alguien inivitándote a un lugar que te guste o a contar el chisme del año. Preciso en ese momento el sueño empieza a desaparecer y te activas para recibir esas noticias. Vemos como simplemente era la mente engañándote a enfrentar con la mejor actitud tus labores diarios.

En momentos como este es que nos damos cuenta que hemos acostumbrado a la mente a generar pensamientos tan fáciles, que cuando llega el momento de ejercer un cambio, se complica absolutamente y le cuesto los cambio. En este punto ya se convierte en un trabajo de elevar la consciencia de nuestros pensamientos y al mismo tiempo ejercitar nuestra voluntad, así como lo hacemos con el fortalecimiento de los músculos.

Ser feliz no es cosa de llegar a un momento cumbre, sino de ver el camino en el que nos desarrollamos y nos convertimos en mejores personas. ¿Qué está pasando en tu vida para no ver el lado positivo? ¿Quién eliges ser desde este momento? ¿Qué te está aportando para el cumplimiento de los objetivos que tienes? Esas son las preguntas que solo tú te puedes responder y entrenar tus pensamientos y voluntad para disfrutar más las ligerezas de la vida.

Logo Lewin Triviño

Suscríbete a mi newsletter

Recibe información única de emprendimiento y negocios.

Pronto estaremos en comunicación

Pin It on Pinterest