Conoce algunas similitudes y diferencias entre escuelas de coaching

Me encuentro en el desarrollo de una maestría en coaching directivo y liderazgo. Por lo tanto quiero aportar todo el valor posible sobre mi conocimiento con ustedes. De esta manera en uno de mis ejercicios investigativos, te comparto algunas similitudes y diferencias entre escuelas de coaching.

Similitudes Escuelas de Coaching

El objetivo principal de todos los estilos de coaching es la generación de resultados extraordinarios en el coachee, aportando diferentes herramientas para el mismo.

Una similitud que me parece importante recalcar en el coaching es el decubrimiento del poder que todos tenemos en nosotros. Todos buscan iniciar en el coachee el camino del autoconocimiento, reconocer nuestros límites y abrir un camino de posibilidades para lograr metas u objetivos liberando el potencial de las personas.

Me parece interesante hablar sobre el enfoque que cada uno refuerza positivamente sobre centrarse en el cliente y sus temas. Además de la importancia de generar conversaciones empoderadoras, cómo lo habla directamente el Estadounidense en una de sus distinciones. El ontológico en medio de su desarrollo en el lenguaje y el europeo en medio de la conversación interna o cómo se le dice la lucha contra la vocecita.

Algo que encuentro que coinciden la escuela norteamericana y la escuela europea. Es el desarrollo del autoestima o la confianza en uno mismo, sin dejar a un lado el coaching ontológico que aunque entre líneas también lo hacen con cambios de conversaciones capacitadoras en el coachee

Para finalizar me parece importante citar a John Whitmore, porque siento que resume la similitud en común del coaching en general: “El coaching consiste en liberar el potencial de una persona para incrementar al máximo su desempeño. Consiste en ayudar a aprender en lugar de enseñar”

Diferencias Escuelas de coaching

Cuando hablamos de las escuelas de coaching  y sus diferencias hablamos es de métodos en la construcción de herramientas.

Escuela Europea

Nos encontramos primero con Tim Gallwey en quien se basa la Escuela europea, refiriéndose al mismo como una conversación interna, la cuál es una manera de ser que facilita el proceso, motivando al coachee al cumplimiento de metas.

Un coach en la Escuela europea debe estar dispuesto a identificar en el cliente cómo elevar su conciencia, la cuál le permite saber a dónde quiere llegar, generando descubrimiento en sí mismo, asumiendo que cada uno de nosotros es totalmente responsable  de sus acciones y siendo conscientes de ello, encontrar las posibilidades para actuar. Además de generar una confianza en sí mismo, permitiéndonos reconocernos como seres únicos y valiosos, siendo más asequibles al cambio.

Escuela Norteamericana

Cuando hablamos de la Escuela Norteamericana nos encontramos que las herramientas en su estilo de coaching está centrado en elevar la autoestima del cliente y centrarlo para llevar acción. Además de manejar 5 elementos para desarrollarse en las sesiones y cada una de ella se subdivide en 15 distinciones. Cómo lo son las competencias que son habilidades básicas de un coach, clarificadores para comprender mejor lo que expresa el cliente, productos como aportaciones que puede dar el coach, marcos de referencia, en la que se distinguen creencias para ayudar a ampliar las posibilidades del coachee y también puntos de estilo, que es la forma para relacionarse con el cliente.

Escuela ontológica

En cuanto a la Escuela ontológica hablamos sobre el tipo de observador con el que nos estamos viendo. Las conversaciones que mantenemos y cómo esto impacta en cada una de las acciones que tenemos nosotros en nuestro diario vivir.

Por tal razón es tan importante resaltar sus postulados, dónde resaltan a los humanos como seres lingüisticos. Enfocando todo su estilo en la construcción del ser, iniciando en la construcción de lenguaje empoderador y capacitador que nos ayuda a crear nuestra propia realidad.

También basa sus principios en que lo que nosotros percibimos de la realidad. Lo que interpretamos está relacionado según la mirada que queramos darle, en relación a nuestras creencias y emociones diarias. La única manera de cambiar nuestras identidad es modificando nuestras acciones, es lo que nos lleva a ser.

Acá agregaría como diría Jim Rohn. “Siembra un acto y cosecharás un hábito, siembra un hábito y cosecharás un carácter, siembra un carácter y cosecharás un destino.”

Logo Lewin Triviño

Suscríbete a mi newsletter

Recibe información única de emprendimiento y negocios.

Pronto estaremos en comunicación