Son distintas las formas de cómo aprender hablar en público

Una gran pregunta a resolver ¿Cómo aprender hablar en público? La verdad puedes leer 10.000 tips, pero la única forma en la que realmente podemos aprender, es haciéndolo.

Probablemente en este punto, ya resolví tu duda. Además de la forma más cliché que existe, pero es lo más cierto.

Métodos existen todos los que tú quieras, pero todos aprendemos diferente. Es como cocinar, si tú y yo tenemos la misma receta, los mismos ingredientes y todo igual, el plato nos va a quedar totalmente diferente.

Es por ello que quiero contarte lo que me ha llevado a desenvolverme fácilmente en público, junto a las emociones que me acompañaban en cada una de la etapas de este camino. Así como los beneficios que eso me ha traído a mi vida.

Algo de esto te puede ayudar y tal vez decidas practicarlo o intentarlo. Como también puede que no haya escrito algo que te pueda funcionar.

Mi invitación es que explores, pero siempre al final de cada exploración, genera conciencia si fue algo productivo. En sentido de sí fue útil para que avanzarás en el proceso o más bien poco.

Busca canales que ayuden a mejorar tu vocabulario, como la lectura, aplicaciones o juegos que te ayuden a incentivar y conocer palabras. De igual manera aprender idiomas y practicar de ellos son ideales para el aprendizaje.

El cerebro tiene muchos canales neuronales y cuando aprendemos nuevas cosas, activamos canales que se han ido olvidando con el tiempo. Al aprender nuevas habilidades puedes reconectar canales neuronales y mejorar en tu proceso.

¿Cómo enfrentarse al público?

Honestamente el pánico nunca me detuvo para hacer cosas en público. A muy corta edad recuerdo acompañar a mi mamá en sus procesiones de misa y yo cogía el micrófono y cantaba canciones.

Debo ser honesto antes de empezar me daba miedo. Pero era una sensación interesante, la comparó un poco con la adrenalina que algunos les genera las atracciones de un parque de diversiones.

De igual manera también fui corista de la orquesta de mi colegio. Mi voz no era la mejor, pero me animaba participar y enfrentarme al público. Empecé a superar mi deficiencia en mi voz con algunos pasos de baile, una sonrisa y mucho carisma.

Sin embargo antes de subirme a un escenario, mi corazón se aceleraba a mil. Las primeras canciones se me secaba la boca de forma muy rápida. Solo era tomar agua, ver cómo la gente lo disfrutaba y seguir la fiesta.

Luego tuve una banda de punk rock, sin saber tocar muy bien el instrumento. Tocaba el bajo, aunque en este si decidí mejorar mi técnica y aprender de personas expertas.

Siempre me relacione mucho con las personas. Algo que generaba que las personas nos apoyaran en el escenario, además que mi carisma me hizo ser un poco “showman” solía hacer muchas veces el ridículo con movimientos de cabeza, saltos y acciones un poco exageradas. Las cuáles desde mi perspectiva activaban mucho el público.

También me daba mucho miedo, cuando cogía mi bajo eléctrico y me preparaba para subir a la tarima. Pero siempre lo enfrente. De hecho me surgió una creencia; el día que deje de sentir miedo, es que deje de sentir pasión por esto.

El mensaje de estas historias, realmente, es que el miedo y todos los síntomas que eso conlleva, hacen parte del proceso.

Puedes trabajar en tus creencias con sesiones de coaching.

Mejorar mi proceso de aprendizaje al hablar en público

Me aleje un poco de los escenarios, para trabajar detrás de un escritorio. Lo cual me generó mucha insatisfacción. Eso me llevó a conocer el marketing multinivel.

Para crecer en este tipo de negocios, debes empezar a desarrollar diferentes tipos de habilidades. Aprender de ventas, crecimiento personal, cifras, entre otras.

Empezar hacer presentaciones uno a uno con diferentes personas. Aprender técnicas para comunicar el mensaje de la mejor forma a diferentes personas. Permite que desarrolles muchas habilidades de oratoria.

Pero solo fue la repetición lo que hizo que estas habilidades crecieran y poco a poco se hicieran buenas

Una forma en la que pude conocer personas para presentar el negocio, fue grabando videos para Youtube. Siendo un gran reto hablar con energía a la cámara y desarrollar mensajes que impacten.

También fue de gran ayuda mi carrera en medios audiovisuales. Pero estar frente a una cámara, es totalmente diferente a estar atrás. Entonces superar el miedo y las constantes trabas al momento de grabar, fue algo que se mejoró a través de la repetición.

Además lanzando los videos, sin necesidad que sean perfectos y los mejores. Siendo consciente que con el tiempo iba a mejorar.

Para ayudar a personas que comienzan en el negocio, era necesario preparar formaciones de crecimiento personal. Este tipo de cosas motivaban a las personas y ayuda a mantener la llama viva en el equipo.

Con buenos feedbacks esto ayudó a entender sobre el manejo del público. Debo decir que use muchas de las herramientas de carisma que había aprendido en mis anteriores enfrentamientos contra el público.

Siempre tuve miedo, mi cabeza sacaba voces saboteadores, que me decían en pocas palabras que iba a fallar. Pero me enfrentaba y al final siempre llegaba la satisfacción. Cuándo alguien me agradecía, me felicitaba o iba hacer el negocio conmigo.

Puedes leer sobre El coaching como herramienta para cumplir objetivos.

Pasar del miedo a la acción

Es totalmente normal antes de hacer cualquier presentación, ya sea en grupo o individual. Que nos congelemos y nos frenemos, pero lo único que tenemos de nuestro aliado es nuestra experiencia.

Conoce sobre cuál es el ritmo del aprendizaje.

Es importante también trabajar en entender que las equivocaciones son parte del proceso. Además que es normal de los seres humanos.

El hecho que vayamos a ser oradores, no nos hace perfectos. Permitir que las cosas no fluyan como queremos, o como lo diría “bailar con lo que sucede”, te va permitir fluir mejor y que cada cosa que comuniques sea más auténtica.

Personalmente, hace poco, una videoconferencia que estaba realizando fue hackeada mientras intervenía y el saboteador no pudo hacer mucho.

Agradecí que fuera importante para él sabotear mi presentación y seguí. Ese hecho generó que muchas personas que estaba en la videoconferencias se sintieran más agradecidos con mi presentación.

Así que mi invitación es que, practiques. Diseña acciones y ejecútalas, para que puedas acallar las voces saboteadoras. Es normal tener miedo, pero enfréntalo. Por último es importante que fluyas con lo que suceda y sueltes el control.

Toma un curso de comunicación efectiva y aprende hablar en público.

× ¿Cómo puedo ayudarte?