fbpx

¿Cómo conciliar entre la vida personal y profesional?

Hablar sobre este tema nace de una conversación que tuve con un amigo muy sabio. El cuál me contaba que las personas empezamos a trabajar, con el propósito de cuidar de nuestras familias y de nosotros mismos. Pero en muchos de estos casos hay una dicotomía, cuando dedicamos todo nuestro tiempo al trabajo, olvidándonos de nuestra familia y hasta de nosotros mismos. Olvidándonos de conciliar entre la vida personal y profesional.

Entonces ¿Cobra sentido que trabajemos? ¿Estará alineado con nuestros objetivos iniciales, dedicarle todo nuestro tiempo al trabajo? ¿Cómo podemos sentirnos a gusto con nuestro labor y nuestra vida personal?

Me he encontrado con muchos clientes dónde la creencia de ser uno en el trabajo, sin traer los problemas del hogar al momento de laborar, es la forma más correcta y adecuada, para cumplir con las obligaciones laborales. En este punto siempre me he preguntado ¿Cómo pudiera hacerse eso posible? ¿Cómo podremos ser dos personas totalmente diferentes? Uno en la casa y otro en el trabajo.

Desde la experiencia en mis sesiones de coaching, he visto como los conflictos o los éxitos familiares afectan fuertemente la productividad y calidad con la que se trabaja y de igual manera pasa lo mismo en relación trabajo vs vida personal. En este punto nace la importancia de buscar un equilibrio o conciliar entre la vida personal y profesional.

Se está disminuyendo mi productividad y creatividad

En este punto quiero contarles experiencias sin nombres específicos, pero entre ellas hay algunas vividas por mí como por varios amigos y conocidos míos.

Cuando el dinero empieza a faltar o las deudas o compromisos financieros como a mi me gusta llamarles hacen presencia, empieza el desánimo aparecer y de la misma manera la capacidad de concentración es menor y así la tarea o labor en la que nos demoramos 20 minutos pasan a ser dos horas o más.

Al no poder cumplir con las tareas empieza la preocupación y un ciclo de pensamientos que no nos permiten ver más allá de ellos. Reduciendo la posibilidad de tener ideas nuevas e innovadoras. En mis sesiones de coaching suelo decir una frase que representa nuestra realidad:

“Tenemos alrededor de 60.000 pensamiento al día y el 95% de ellos, suelen ser los mismos del día anterior”

Desde este punto de vista ¿Te imaginas todo el impacto que hace el solo hecho de tener un problema financiero, familiar, en nuestra profesión o trabajo? En este punto es muy importante sanar cualquier tipo de conflicto familiar o interno ya sea emocional, financiero o relacional.

También es importante aclarar que hay que sanar esas relaciones de la forma más adecuada que personalmente consideremos, ya sea a través de la comunicación, el perdón o como sea más fácil para nosotros.

Si ya es un tema de dinero, lo más adecuado es encontrar acciones que nos hagan pensar en otras cosas. De igual manera ese problema seguirá ahí, a algunos les funciona la música, a otros meditar, el yoga, hacer deporte, música o escribir, lo importante es que encuentres el camino que te haga deshacerte de esos pensamientos mientras aparece la solución a esos problemas.

¿Qué tanto afecta mi vida profesional a mi vida personal?

Ya hemos hablado de aquello que nos afecta nuestra vida personal sobre la vida laboral, ahora vamos hablar desde lo profesional y si llevas la línea es muy probable que reconozcas un posible ciclo que nos lleva hasta estar un tiempo sin trabajo o con resultados pobres.

En este caso quiero contar el típico momento que tenemos un jefe autoritario y que no es capaz de soltar el control, además de no confiar en sus colaboradores. En estos momentos por más positivos que seamos, nuestra energía empieza a bajar, las ganas de relacionarnos con los demás también disminuyen y así empezamos a ser una ausencia para nuestros seres queridos.

Con el tiempo el negativismo, el mal genio, el cansancio se empiezan a apoderar de nosotros, desde este estado anímico empiezan a ser nuestras conversaciones y dejamos de ser una persona con la que es agradable estar, en ocasiones ni nos soportamos a nosotros mismos.

También en otros momentos acumulamos tantas tareas y al no finalizarlas, nuestra energía se va agotando poco a poco y así mismo nuestra cabeza entre tantas tareas, se va dispersando poco a poco. Esto nos va quitando la cabeza y la atención no solo en nuestro trabajo, sino también con nuestras relaciones personales.

¿Qué herramientas nos sirven para lograr un equilibrio?

Todas las personas necesitamos herramientas diferentes, además que puede variar de la situación que estemos viviendo.

Algunos necesitaremos organizar mejor nuestro tiempo y depronto usar alguna aplicación como Google Calendar, Evernote o Trello, para tener nuestros proyectos organizados y de igual manera tener tiempo para nuestra vida personal y la vida laboral.

Dentro de nuestros derechos asertivos, es muy importante reconocer que nuestro tiempo es limitado y por más que queramos y nuestras intenciones sean ayudar y dar de más. Debemos ser conscientes de lo que podemos hacer en el tiempo que tenemos, para aprender a decir que no a ciertos requerimentos tanto laborales como relacionales.

Soy consciente que en el último punto puede ser difícil, sobretodo porque en el trabajo nuestro puesto puede correr riesgo, pero no puedes olvidar que el aceptar todo en el trabajo hace que vida familiar y amistades sean las que corran riesgo, de alguna forma también se puede ir comunicando hasta dónde llegan nuestros límites con nuestros jefes o cargos superiores.

Mi última recomendación es que necesitas sacar tiempo para ti mismo, tus pasatiempos o actividades que te dan tranquilidad, meditar, jugar videojuegos, bailar, viajar, o cualquier acción que te despeje la mente y ayude a que mantengas tus conexiones neuronales activas.

× ¿Cómo puedo ayudarte?