Seleccionar página

Dejar para después lo que puedes hacer ahora el cáncer de la productividad

Quiero contarte que escribí esto, porque es algo que no me gusta de mí. Detesto procastinar o en forma más coloquial, dejar para mañana lo que puedo hacer hoy. Me he dado cuenta con el tiempo que eso me ha hecho perder muchas grandes oportunidades. Es por tal razón que concibo la procastinación como el cáncer de la productividad.

Cuando hablo de productividad, me refiero a actividades que de verdad te producen dinero y libertad al mismo tiempo. Recuerdo en una conferencia en la que estuve de un gran mentor Jairo Forero, escuche su historia. Después de haberse formado, tener alrededor de más de 3 trabajos, gano en un fin de semana, dando asesorías, lo que se ganaba en un mes de 3 trabajos diferentes. Ahí fue dónde comprendí lo que es productividad. Para mí una combinación entre generar ingresos y también ganar libertad, lo que se llama equilibrio.

Escribo en contra de la procastincación y como ella es el cáncer de la productividad. Porque la quiero sacar de mi vida y la mejor manera es exteriorizando lo malo que ha hecho en mi vida. He perdido clientes, los cuales se merecían mi mejor servicio, pero por creerme Flash y hacer las cosas después he entregado cosas tarde. Al dedicarme al mercadeo en red, también he perdido la oportunidad de conectar grandes líderes a mi organización.

Pero cuando he decidido comprometerme con las personas cercanas a mí y ayudarlos. Las cosas han sido totalmente diferentes, ganando amigos su credibilidad y confianza. Eso ha permitido que pueda desarrollar diferentes negocios que me han ayudado a mejorar mis habilidades.

La productividad será influenciada por tu decisión

No sé que tanto puedas sentirte identificado. A mí personalmente se me han cruzado los cables cuando diferencio lo urgente de lo importante. Lo peor es que se me olvida sacar tiempo para lo importante. En mí caso lo importante muchas veces se refiere con mis proyectos y emprendimientos personales.

Sí son emprendimientos que harían de mi tiempo más productivo a largo plazo. Tener herramientas que me estén generando dinero, mientras almuerzo o acompaño a mi novia a hacer vueltas.

Lo desafortunado de todo esto es que muchas veces inicio hacer lo urgente y me olvido de lo importante. Eso que yo amo en realidad, lo que me apasiona y podría estar hablando durante horas y al mismo tiempo educándome.

Me atrevo a hablar de la procastinación como el cáncer de la productividad. Porque conozco ambas caras de la moneda y hoy le declaro la guerra a dejar las cosas para el mañana. No porque lo vaya a dejar de hacer ya, sino porque lo iré cambiando poco a poco. Así iré construyendo mi marca personal.

 

Logo Lewin Triviño

Suscríbete a mi newsletter

Recibe información única de emprendimiento y negocios.

Pronto estaremos en comunicación

Pin It on Pinterest