Formas para desarrollar personal

Cuando hablamos de desarrollar personal, debemos entender el modelo tradicional de dirección. Dónde el jefe desde su creencia, siente que controla la situación y a todos sus colaboradores, como ellos sienten que no tienen opción terminan siendo persuadidos, esto puede generar un nivel de compromiso algo lento, con probables discusiones que ni se hagan públicas entre ellos y el colaborador en este punto renuncia a su creatividad, se dedica hacer lo que le toca o renuncia.

(También puedes conocer 10 tips de crecimiento personal)

De este punto nace la importancia de desarrollar a nuestro personal, con el propósito de aumentar los resultados de la organización, sacando el máximo potencial de nuestros empleados o colaboradores.

Desde lo que he aprendido, he visto que la educación formal nos ha enseñado hacer lo mínimo, por la misma razón de que hay que recibir órdenes y está completamente prohibido colorear por fuera de la raya ,o pintar una flor amarilla cuando la instrucción era pintar una rosa roja.

Es por esa razón que la forma que más se nos acerca a liderar es dar órdenes, bajo el control del otro.

¿Cuál es una forma ideal de desarrollar a mi equipo de trabajo?

En este punto quiero hacer referencia cuando nos encontramos jugando con los hijos, sobrinos o cualquier niño cercano a nuestro núcleo familiar o de amigos.

En algún momento lo dejamos ganar o hacer algo en lo que el niño sienta que se superó y se siente mejor. Inconscientemente el niño siente que mejoró en respecto a lo que él era anteriormente.

Esto debemos vivirlo con nuestro personal, empleados o equipo de trabajo. Se trata de soltarles poco a poco las riendas, que él mismo vea que está mejorando. Para usar una metáfora clara; que sienta que está rompiendo el cascarón, esto hará que se sienta más realizado como persona, cumpliendo con uno de los parámetros de la pirámide de glasgow y generando satisfacción personal en el colaborador.

Es una forma de desarrollar a nuestros colaboradores, bajo una relación de respeto, confianza y empoderamiento. Todo con el propósito de desarrollar equipos de alto rendimiento y delegando con empoderamiento, para tener tiempo y desarrollar nuevos modelos de negocio.

¿Cuál sería un ejemplo de formar a nuestros colaboradores?

En este punto quiero traer un ejemplo muy sencillo del libro de Jhon Whitmore “Coaching el método para mejorar el rendimiento de las personas” y cito textualmente un ejemplo, en el que se demuestra dos formas diferentes de liderazgo:

Caso 1

“Sue: Hice lo que acordamos, pero no da resultado.
Gerente: ¡Debes de haber hecho algo mal! Hazlo de este otro modo”

Caso 2

“Sue: Hice lo que acordamos, pero no da resultado.
Gerente: Ahora tengo que salir un minuto del despacho para ver a George, Intenta averiguar exactamente dónde y cuándo se produce el problema y luego regresaré para ayudarte a encontrar una solución.

Diez minutos más tarde, el directivo regresa:

Sue: Ya tengo la solución. Todo va sobre ruedas.
Gerente: Estupendo ¿Cómo lo has hecho? ¿Eso creaba otros inconvenientes?
Sue: El problema era éste y lo he resuelto así… No ha tenido otros efectos, lo he comprobado.
Gerente: Me parece muy bien ¡Ya ves de lo que eres capaz cuando te lo propones!”

Conozcamos la diferencia para desarrollar potencial

En el primer caso, vemos que es una forma de hablar en la que no hay coaching. Aparentemente parezca estar bien y hay que saber el momento adecuado para usarlo. El problema es que eso no desarrolla al colaborador, de hecho lo hace sentir pequeño solo con él “Debes haber hecho algo mal” lo que vuelve más lento su aprendizaje.

Por otro lado cuando se tiene un equipo muy grande o pequeño, los colaboradores empiezan a convertirse en jefe-dependientes. Matando todo el tiempo productivo del líder, que debería estar desarrollando estrategias y nuevos modelos de negocio.

El coaching la herramienta para desarrollar personas

En la parte del segundo caso existen varios elementos importantes para rescatar. Cuando el gerente le indica que intente averiguar dónde y cuándo se produce el problema, instala dos preguntas muy poderosas en la colaboradora. Con esto le da el poder para que lo resuelva, desde la confianza, el respeto y el empoderamiento, haciendo que esta persona se haga cargo y valorando más su tiempo como líder.

Cuando Sue le comenta al jefe que ya pudo solucionarlo, el Gerente refuerza el aprendizaje y por otro lado le da la oportunidad de ganar, como el ejemplo del niño. Cuando las personas repetimos lo que aprendemos haciendo, en forma de explicarle al otro, el aprendizaje se queda más tiempo en nuestra memoria y nuestra mente se expande. Además a quién no le ha gustado que le pregunten, ¿Cuéntame cómo lo hiciste?

Por último siempre es muy importante el reconocimiento que le damos a nuestros colaboradores y el gerente lo demuestra cuando dice: “Ya ves de lo que eres capaz” Es una manera increíble de empoderar a nuestros colaboradores, desarrollar personas y empoderar a nuestro equipo. Así el coaching se convierte en un gran método para desarrollar a las personas.

Logo Lewin Triviño

Suscríbete a mi newsletter

Recibe información única de emprendimiento y negocios.

Pronto estaremos en comunicación