fbpx

El reconocimiento a empleados ¿Un problema en las organizaciones?

En tiempos donde el salario emocional se ha convertido en una parte fundamental, para el desarrollo de la productividad en las organizaciones, me he encontrado el problema de incluir un programa para aprender a dar reconocimiento a empleados o colaboradores en la cultura de las organizaciones y empresas.

Siempre se ha hablado de aumentar productividad y efectividad, pero la mejor opción es aumento salarial, cuando este no se puede, hay que ser creativos y ver a las personas que tenemos en la empresa; como lo que son, como personas.

Muchos colaboradores en las organizaciones están en búsqueda de ver su trabajo sobresalir y sentirse que están haciendo bien sus labores. He visto como en las empresas la desmotivación se apodera de las personas cuando los líderes, gerentes o compañeros no reconocen el trabajo bien hecho de algún colaborador.

He visto la desmotivación de muchos amigos que hacen parte de ese talento importante dentro de una organización, aportan ideas, ofrecen soluciones a problemas, son eficientes y efectivos al hacer su trabajo, solo por el hecho que son buenos trabajadores.

Pero también he tenido que escuchar esos días de quejas, un poco oscuros, dónde esperaban recibir reconocimiento por sus labores, aunque sea unas simples felicitaciones, pero se quedan esperando a recibir ese detalle.

Lo que más veo cuando estoy organizaciones o con mis clientes, es que suelen ver las cosas en las que la otra persona falla, olvidando todas las acciones positivas que estas personas han hecho, somos buenos para reconocer cuando los colaboradores fallan, pero no cuándo aciertan.

El efecto positivo en nuestras organizaciones llega, cuando reforzamos que el otro está haciendo algo bien, eso pondrá un nivel y dependiendo del nivel de formación en los líderes. Se incrementarán cada vez más las posibilidades de crecer y superar los límites.

También te puede interesar leer sobre formas para desarrollar el personal.

Reconocer la ayuda a afianzar las relaciones

Acompañando a organizaciones en sesiones de coaching de equipos, he sido testigo de cómo los colaboradores se perciben a ellos mismos y empiezan a ver una persona diferente, cuando son los otros que dicen cómo los perciben a ellos.

He visto como agradecen recibir ese tipo de feedback, además de ser un espacio para la generación de conciencia, sobre las fortaleza y áreas de mejora. Además de la similitud que tiene con sus compañeros, frente a problemas, cualidades entre otros.

Es un espacio para ponerse en los zapatos del otro, analizando el entorno y nuestros comportamientos. De ahí surge la posibilidad de pedir ayuda y de saber recibirla.

No solo se trata de lo laboral, también de nuestra vida personal, el ser escuchados, tener con quien hablar nuestro sentimiento. Nos libera y nos permite soltarlo, pero esta escucha debe ser sin juicios y con total empatía.

El no dar espacios a nuestros colaboradores para ser personas, puede ir agotando su energía poco a poco y se va convirtiendo en alguien que está en su puesto solo para cumplir lo necesario y con baja productividad y eficiencia. De ahí nace la importancia de escucharlos, para que se puedan desarrollar.

En el tema relacional y profesional se puede seguir creciendo, si estás buscando desarrollar tus habilidades blandas ya sea de manera personal o para organizaciones piensa en tomar sesiones de coaching.

Empatía y Simpatía: Los trucos de reconocimiento para nuestros empleados

En este punto no creo que haya que aclarar que no solo se trata de reconocer cuando se hace un buen trabajo, sino también cuándo lo hacen mal y además si tiene algún tema emocional que no le está permitiendo producir de la forma más óptima.

En este punto es importante reconocer los momentos en los que un colaborador necesita empatía o simpatía, para que sienta que es reconocido de alguna manera, básicamente ahora hablamos en este momento de la importancia de ser escuchado y eso también hace parte del reconocimiento a un empleado en las organizaciones.

A medida que un colaborador sienta que es escuchado como un ser humano en su totalidad, tanto su parte laboral, como su parte personal. Se convierte en un punto de partida para crear niveles de confianza, entender sus picos de productividad y de recepción.

Está información es demasiado útil para procesos de formación, así como para aprovechar picos de productividad, para la creación u optimización de procesos.

Pero también habrán momentos de baja productividad y como líderes nuestro deber está en cómo reconocer estos momentos, además de encontrar la forma de apoyarlos para sacarlos de ahí.

Se convierte en este punto como el libro del arte de soplar brasas. Básicamente cada uno de tus empleados o colaboradores son como una hoguera que no puedes permitir apagar y eres tú quien debe aprender cómo echar viento para que la brasa siga caliente y produciendo en altos niveles de productividad.

También puedes leer sobre salario emocional y ten empleados felices.

× ¿Cómo puedo ayudarte?