Me refiero el Ego como una construcción metal, creada por nuestros espejos sociales que nos llevan al punto de tener una vida prestada con la que no nos sentimos realmente felices o cómodos, pues somos llevados a estudiar cosas que en el fondo no deseamos para tener un trabajo, que no nos haría feliz y evitar hacer las cosas que amamos por temor a la desaprobación social o familiar, viviendo así con un eterno miedo.

Claro el Ego es ese que te hace creer más grande que los demás, por la cantidad de conocimientos que tienes o por la profesión que pudiste construir por mucho tiempo. Es normal conocer personas que han logrado grandes reconocimientos y han tenido una trayectoria muy grande en el transcurso de su carrera, cuando notas que lo que realmente deseaba con pasión era pintar, tocar guitarra, ser jardinero o simplemente haber elegido un profesión diferente a la que la tradición familiar exigía, y recordar esa esencia que nos lleva a ser una persona más creativa y prospera.

Razón por la cual construyen apEGOs para poder defender todas sus creencias, empujadas por una sociedad que le iba a rechazar, simplemente por vivir desde lo que realmente quería. Viviendo de esta manera a través desde EGOísmos, que llevan a manipular o persuadir para que los demás actúen y se comporten igual que uno, de esta manera las personas llevan una vida que no les gusta, por el simple hecho de condicionarse a hacer caso a todo lo que el sistema les ha implementado que deben hacer.

De ahí nacen los Ególatras que se adoran a sí mismos, el EGOtista, se considera a sí mismo como único e importante en el mundo, EGOcéntrico, piensa que el universo gira alrededor de su persona y el apEGO, esa persona que quiere que los demás actúen bajo su EGO. Bajo esta ideología jamás encontraremos una felicidad completa, ni una paz sincera, te traigo una invitación a trascender tu ego y que lleves a emprender eso que tanto deseas.

× ¿Cómo puedo ayudarte?