Seleccionar página

Tener un jefe difícil

Llevaba año y medio como independiente, emprendedor y en medio de una situación financiera difícil. La solución más oportuna fue recurrir al mundo laboral y encontrar un empleo. Encontré un empleo que al inicio parecía algo agradable y con nuevos retos. Aunque aparecieron nuevos retos y muchos aprendizaje. También tuve un jefe bastante difícil.

En algún momento me sentí totalmente desdichado por el trabajo que sentía. Aunque tenía un horario de entrada flexible, el de salida era demasiado flexible. Salía después de las 8pm hasta las 3am, olvidando por completo mi vida social. En ocasiones me decía que fuera los fines de semana, a lo cuál no hacía caso y nunca iba. Además que el pago no era consecuente con las horas trabajadas.

Aunque debo agradecer que tuve compañeros que me enseñaron mucho. Tenía un jefe de esos tóxicos, de esos que te restan y poco suman. Soy consciente que soy de esas personas positivas con muchas ganas de trabajar. Pero con él entendí que sí te tratan mal todo un mes, todas tus ganas van desapareciendo poco a poco.

Te odias a ti mismo, no a tu jefe

Me di cuenta que me odiaba a mí mismo, cuando me olvide de mis principios. Al olvidarme de mis principios deje a un lado las cosas más importantes para mí. Tiempo para compartir con mi familia y mis amigos. La posibilidad de desarrollar proyectos que aportaran el valor que yo puedo aportar.

Me odie a mí mismo cuando no tuve el valor de enfrentar al monstruo que había en mí. Respetar mi trabajo y también mi tiempo, para hacer valer lo que tengo que ofrecer por cada hora de trabajo mío. Ahí entendí que sí no tenía el valor para soltar y re-inventarme, jamás lograría el cumplimiento de mis metas y objetivos.

¿Cómo obtuve el valor para re-inventarme?

Para ser totalmente Franco, fue completamente difícil, con el dinero pagado el primer mes. Pague mi seguridad social y prestaciones que no estaban incluidas en el contrato. Con el restante hice un viaje para estructurar de nuevo mis principios y mis valores. De ahí logré entender la importancia de valorar quien soy y determine volver a empezar.

Tome unos cursos nuevos, con el principio de re-inversión para no ser una marca blanca. Además de renovar mi discurso de venta sobre mí mismo. Empecé a buscar nuevas formas de generar ingresos y ha sido un camino de aprendizaje, emprendimiento y muchos viajes.

También te puede interesar Cursos de Emrpendimiento.

Logo Lewin Triviño

Suscríbete a mi newsletter

Recibe información única de emprendimiento y negocios.

Pronto estaremos en comunicación

Pin It on Pinterest